Terça-feira, 8 de Fevereiro de 2011

Mis Camelias – por Raúl Iturra - 21

MEMÓRIAS DE PADRES INTERESADOS - ENSAIO DE ETNOPSICOLOGIA DE LA INFANCIA

(Continuação)

 

Nada de esto pasaba con nuestras hijas. Eran ideas de Eugenia, siempre la Reina, y Camila, su esclava. Esta relación, que era apenas una representación, le hacía mal a Camila. Gloria y yo nada dimos, cada una estaba en su derecho, pero aplaudíamos de forma igual a la creadora y a su fiel seguidora que, muchas veces, se dormía esperando entrar o en ballet de Scherezade del  compositor ruso Nicolai Rimsky-Korsakov[154], esa música aprendida de nosotros por tanto oírla, Gloria adoraba esa música y fue ella que la instiló en la mente de nuestras hijas. Cuando Camila se dormía, ¡válgame Dios si alguien la despertara! La rabia duraba días. Ya adulta, Camila era siempre le última en despertar. Adoraba acostarse muy tarde y dormir toda la mañana, cuando era posible. Parque en la Universidad de Sussex, donde estudió, debía estar muy temprano en clase, como en París, en La Sorbonne, Universidad que debía asistir para completar su curso de Ecología de cuatro años. Ir a París a estudiar, era parte de la formación de una investigadora que debe andar siempre en otros sitios para salvar especies de árboles en extinción, como ya he narrado antes.

 

Camila siempre tuvo un trato especial. Por causa de mal entendido entre su madre y yo, tuve un día, que salir de casa, para que las niñas no sufrieran lo que nosotros sufríamos. éramos muy adultos para colocar es fardo tan pesado en las emociones de nuestras hijas. Fue necesario que yo saliera de casa y Gloria comenzara a trabajar como Arquitecta de Interiores en una Empresa fuera de la ciudad de Cambridge. Las famosas enfermedades de Camila comenzaron a desaparecer. Sin embargo, cuando estaba realmente enferma, era ella que quedaba en casa y recibía al médico que su madre llamara para atenderla. Ese tratamiento especial, se lo ganó sola. Fue una hija especial, sea porque se cuidaba sola, o porque para entretenerse leía dos libros al mismo tiempo.

Nunca olvido esos días que pasaban conmigo en Portugal: Camila ni veía el campo de la aldea de São Joao do Monte, que yo estudiaba en las partes altas de Portugal: estaba siempre con sus dos libros a leer, leer, leer[155]. Siempre nos acompañaba mi amiga del alma, mi colega en la docencia, que estaba en mi grupo de investigación Maria José Beca Maranhão[156]No dejaba de reír y de tentar presentarla a los vecinos de la aldea, esa amiga casada sin hijos, que prácticamente adoptara a las nuestras como hijas suyas. Vivíamos en la Villa de Nelas[157], en una casa antigua arrendada por mí, y Maria José, en casa de amigos enfrente de la nuestra, la casa del Barón de Nelas, los Pais de Brito[158]. En cuanto ella usufructuaba de la riqueza de los Barones, yo sufría la pobreza de mi vecino y amigo, el Duque de Bragança[159], candidato a la corona de Portugal, si la República pudiese fallar, como en Francia Durante el Siglo XIX.

Familia real, con sus bienes, que eran muchos, todos confiscados y pasados a la categoría de patrimonio nacional. Ese Duque, Príncipe de la Beira, antes de casar y al tener un hijo pasa a ese hijo, como es el caso hoy, como he narrado en estas páginas título que se da al sucesor del Rey o Príncipe de la Corona, equivalente al título de Príncipe de Gales de la Monarquía Británica. La de Portugal, la Monarquía cayó al ser asesinado el Rey Carlos de Bragança[160] y su heredero, el Príncipe de la Corona Luís Filipe,[161] en 1908 como se dice Felipe en portugués, e instaurada la República de Portugal el 5 de Octubre de 1910[162], confiscando bienes de nobles y retirando tírulos. Nuestras hijas, habituadas en Cambridge a andar con príncipes y condes, no se interesaban en esta aristocracia rural y trataban a todos por el nombre y los obligaban a hablar en inglés, lo que ellos no sabían y respondían en francés. Así comenzó mi vida de políglota y traductor.

 

Hasta que nuestras hijas, de tanto venir a Portugal y, más tarde, Camila, a las Islas de Brasil, como está narrado antes, Cairu, una isla del archipiélago con el mismo nombre, enfrente de la ciudad  de San Salvador da Bahía, como ya he dicho en el primer Capítulo de este libro. Allí pasó un mes completo, sin teléfono y sin la, hoy necesaria caja electrónica que se llama  Internet[163], porque une y comunica a todo el globo terrestre con correo e información. En Cairu plantaron cien árboles para hacer violines y, ese teatro aprendido con Eugenia en sus historias representada después de comer -en Gran Bretaña se cena muy temprano, a las seis de la tarde, para que la familia tenga un tiempo para ella, para crear vida doméstica, para unir a las personas que tienen lazos de sangre y que crecen juntos porque los británicos estiman que sin esa domesticidad, es imposible ser feliz y trabajar con rendimiento,  también porque en las Islas Británicas se piensa que la mejor educación está en la casa, por eso se investiga mucho en todo tipo de vida doméstica y cada casa tiene una Visitante Social que ayuda a los matrimonios jóvenes a cuidar a sus hijos y cuidan que no haya desavenencias entre los papás y entre éstos y sus hijos. Nosotros tuvimos una, especialmente porque éramos extranjeros y su deber era que entendiéramos como era la vida en Gran Bretaña, pero al encontrarse con nosotros, una familia cuidadosa y bien estructurada y con muy buena información para criar hijos y ser pareja, Julia Napier, el nombre de nuestra Asistente, pasó a ser nuestra amiga de casa e integró el Comité de Chilenos  Refugiados. Ella presidió el Comité durante varios años. Entretanto, Camila, ya en la Universidad, aplicó su saber teatral doméstico y el aprendido en su Facultad de Ciencias de Ecología, en Sussex, para montar sus propias piezas que ensayaba con los habitantes jóvenes de Cairu.

 

La infancia se reproduce en la vida adulta, con excelentes resultado, si la infancia no es herida emocionalmente por los adultos, por transferir sus problemas a los hijos. Fue en el período de tristeza de mi mujer por haber perdido dos hijos antes de nacer, que fue necesario separar un tiempo a la familia, ella ir a trabajar a otra ciudad y yo hacer el papel de mamá y papá al mismo tiempo, por un corto período de nuestra historia familiar. Creo que aprendimos mucho de los pocos amigos, adultos responsables de su casa y de sus hijos, especialmente de Leonardo Castillo y su querida mujer Patricia Burns. Ellos me ayudaran mucho al cuidado de nuestras hijas, y, más tarde, a su madre, mi mujer, cuando fue necesario salir de casa para reponer su estabilidad. Estoy seguro de que mi comportamiento muy dedicado a la vida académica y muy machista, contribuyó para esta separación, siempre estimada breve y por un tiempo. Nunca ha existido una separación real, ni hemos  estado realmente lejos los padres, Gloria y yo, porque nuestras hijas primero, y nuestros nietos después nos han unido mucho. Es verdad que ha existido una serie de perturbaciones y malos entendidos, porque es tradicional en Chile pensar los  hombres machistas como yo, tienen siempre amantes con las cuáles, a diestra y siniestra, traicionan a sus mujeres. ¡Bueno! En mi caso, por ser encontrado muy atrayente- en Portugal una colega me dijo un día en la Universidad que yo era el hombre más requistado de la Universidad, es decir, perseguido o buscado por las mujeres.

Es evidente, era joven, sabía como comportarme sin seducir, era de Alta Patente Académica, Doctor de la Universidad de Cambridge y otras tonterías que parecían importantes a muchos. En Cambridge, mi familia, hasta el día de hoy,  me ha adjudicado una serie de amantes, que si esas señoras lo supieran,  no lo iban a poder creer... Aún si yo estuviera enamorado de ellas, serían amores imposibles, eran y son Catedráticas con maridos e hijos, algunas hoy en día han sido elevadas por la Reina de Inglaterra al rango de Pares, que para los hombres es Lord o Sir, y para las mujeres es Dame, todos ellos son creados Barones o Baronesas en cuanto estén vivos.

 

publicado por Carlos Loures às 15:00

editado por Luis Moreira às 02:55
link | favorito
Domingo, 23 de Janeiro de 2011

Mis Camélias – 7 – por Raúl Iturra

MEMÓRIAS DE PADRES INTERESADOS - ENSAIO DE ETNOPSICOLOGIA DE LA INFANCIA

(Continuação)

 

Estas historias me hacen recordar, más una vez, lo que dice Alice Miller: Children should not be the scapegoats of adults' painful experiences.[32] Es decir, los niños no pueden ser responsabilizados de los sufrimientos de sus padres adultos. Hay también una frase en Castellano, que refiere mejor lo que quiero decir: los niños no pueden ser culpabilizados por nuestras tristezas. Fue lo que todos nosotros hicimos, por una parte, ocultar los males causados por la pérdida de la Patria amada, por la pérdida de nuestra tentativa de ser socialistas en un Chile donde  pudiéramos ser todos iguales. Era lo que los Vio, los Tapia y nosotros, tentamos hacer, lo que era bien difícil. Como el caso de nuestro padre: nadie de su familia fue al matrimonio, su mejor acto de vida, porque no había cumplido las normas de su clan Vasco. La otra alternativa que también usamos, fue de dos tipos: había los que se iban a países latinos, como los Vio, que rápidamente se fueron a Venezuela e hicieran allá lo que en la vía chilena al socialismo, no había sido posible; o, lo que hicimos nosotros, incorporar a nuestras hijas en las manifestaciones de ayuda a los chilenos en el país. Todos los fines de semana, con o sin nieve, abríamos una mesa en el Mercado de Cambridge, donde nuestras hijas, con nosotros y otros chilenos, vendían artículos de los denominados prisioneros de guerra de Chile, los que estaban en prisión por un crimen definido por la dictadura: Traición a la Patria... Un crimen nuevo, legislado apenas para tiempos de guerra de Chile con países fronterizos. Las niñas adoraban vender, recibir el dinero y dar el vuelto y aprendieron con nosotros las ideas de cómo explicar lo que había acontecido en Chile de Allende y lo que era el Chile de la dictadura. Era un amor ver a Eugenia, en su espléndido inglés, explicar a las personas lo que ella entendía del Chile bajo dictadura. Además, pasaron a ser las mascotas del ballet de danzas chilenas, organizado por la bailarina, mujer del Embajador de Allende en Londres, Álvaro Bunster, la linda señora Raquel Parot de Bunster. En ese bailado de danzas chilenas, causábamos sensación: mi papel era hacer el discurso inicial del Chile de Allende, y después las danzas, en las que mi mujer y todos los hombres y mujeres adultos chilenos en Cambridge, participaban, excepto los que habían preferido retirarse de esas actividades y ser parte de los británicos.

 

Mascotas nuestras hijas, digo, porque Eugenia en sus 8 años, sabía danzar la cueca[33]. No resisto poner en el texto la definición de la Cueca"CUECA": Danza popular de Chile, considerada un patrimonio nacional.

 

El origen de esta danza tiene varias explicaciones y una de las difundidas es la forma   simplificada de  que  sus movimientos imitan el enamorar entre un gallo e una gallina, siendo la mujer la que adquiere una conducta defensiva.

 

Existen varios tipos de "CUECA" separados por región (geográfica): Cueca Nortina (Norte),  Cueca Chora (Centro), Cueca Huasa (Centro), Cueca Campesina (Centro), Cueca Sureña o Chilota (Sur).

 

Las diferencias están en las vestimentas usadas, en la personalidad y en las actitudes de los bailarines, durante la danza. La cueca huasa es la más difundida en Chile y fuera del País. Esta cueca representa la región central do Chile, el  huaso[34] y la huasa representan a los os "dueños" de la hacienda, danzan con ropas de montar a caballo, ropas extremamente elegantes y caras, que solo personas con dinero, pueden costear. La cueca campesina es danzada también en el centro de Chile y representa a los "empleados rurales" de la hacienda, con ropas más simples, pero con más picardía en la danza, de forma seductora él, de forma inocente, ella, en cuanto bailan.[35].

 

Nuestras hijas eran las mascotas, decía yo, antes de desagregar el texto para hablar de nuestra danza nacional, porque una pequeña Camila de tres años, vestida de huasa, era una simpatía: dos pequeñas trenzas en su cabello dorado, un poco de color, o rouge, como se dice en Chile al lápiz de labio, que la hacía ver muy bonita y sonrosada. Bueno, sonrosada ya era, no precisaba de poner colores en su cara, como hacían todas las señoras. Era, su cara, naturalmente color de rosa, que teñía su color blanco y la hacía parecer como una pequeña alemana. Esos colores me llevaron a darle el apodo de "salchichera", es decir, ¡como si fuera una salchicha de Alemania! Todo el mundo la celebraba y la besaba y ella no gustaba. Nuestra hija Camila era muy esquiva a los cariños, excepto a los de sus papás. Tenía un alto concepto de sí, de autoestima, lo que a veces llevaba a sentir en nosotros, de que era nuestra hija preferida. Problema grave para los niños, por el orgullo que sienten y la rivalidad que aparece entre sus hermanos. Voy a recurrir otra vez a mi analista preferida, Alice Miller, dentro del texto, para que los padres de hijos "preferidos" puedan ver el daño que pueden causar entre sus hijos, especialmente, entre los "pensados" preferidos. Dice Alice Miller: "Tener un hijo no es un acontecimiento más en esta vida. Aunque dediquemos poco tiempo a reflexionar sobre la magnitud que adquiere el ser madre o padre en una persona, este es un enriquecedor espacio para tomar conciencia de su importancia y la responsabilidad que implica en nuestra existencia.

Los seres humanos trascendemos en la vida a través de nuestras obras y nuestra descendencia. Ambas "son" más allá de nosotros mismos, aunque muchas veces confundimos este concepto con un cierto deseo de proyección, pretendiendo que "sean" el vivo ejemplo de nuestros propios sueños.

Y aquí comenzamos a tomar conciencia del rol de la familia, la escuela y el contexto social en la formación de nuestros niños. Es vital reconocer que no nacemos sabiendo ser padres, que no existen escuelas que nos enseñen, ni recetas mágicas y como si fuera poco, tomamos como "natural" las formas que nos enseñaron a ser hijos. Muchas veces pretendemos que sean como nosotros, sin siquiera percibir que son seres únicos, especiales por si mismos, que nacieron en un tiempo-espacio absolutamente diferente al nuestro y que además, nos exigen a diario respuestas que jamás hubiéramos creído posibles pasaran por la cabecita de un nene de preescolar!

¿Qué les pasa a los chicos? ¿Cómo los educar? ¿Qué hacemos? ¿Quién nos enseña? ¡Auxilio! Pensamos asombrados, al ver a nuestros chicos tan distintos a nosotros y quedamos rememorando una infancia que es parte de nuestro pasado, donde los paradigmas eran totalmente diferentes y de un salto tendremos que adaptarnos a un mundo globalizado, ciencia y tecnología denotan transformaciones veloces y radicales transformaciones sociales.

¿Cómo pretender estar exentos de esta realidad? Imposible, ¿verdad? Por ende, solo nos compete aceptar lo que vivimos (hasta como un desafío, ¿por qué no?) Y comenzar un camino de formación, reflexión, y aprendizaje continuo ¡por que nunca dejamos de aprender!

 

COMENZAR POR EL PRINCIPIO: AUTOESTIMA


Auto: Se refiere al yo, a mí mismo, a mi persona.
Estima: Se refiere a la energía con que impregnamos el mundo de los afectos.
Autoestima: Se refiere a la energía afectiva con que me vinculo conmigo mismo.
La Autoestima que podemos tener acerca de nosotros puede ser positiva o negativa, de aceptación o rechazo. Es, podríamos decir, la base sobre la cual se desarrollarán nuestras experiencias de vida. Factor determinante en el crecimiento y procesos de enseñanza-aprendizaje.

 

 

Asimismo, algunos autores la definen como la percepción valorativa de mi ser, de mi manera de ser, de quien soy yo, del conjunto de rasgos corporales, mentales y espirituales que configuran mi personalidad.

La autoestima se aprende, fluctúa y la podemos mejorar. Desde muy pequeños empezamos a formarnos un concepto de como nos ven nuestros padres, maestros, compañeros y las experiencias que vamos adquiriendo. Se moldeando la emoción y el sentimiento hacia nuestra propia persona y los referentes más importantes generalmente suelen ser nuestros seres más cercanos y queridos, aquellos que nos devuelven una apreciación sobre quienes somos" [36].

La verdad sea dicha, no nacemos con el "instinto" de la paternidad. Es necesario aprender y ese aprendizaje es duro y, a veces, poco apropiado. Como puede parecer evidente a cualquier lector, los hijos preferidos pueden enaltecer su auto estima en detrimento de ellos propios, por lo que tuvimos que ser muy advertidos y cuidadosos para tener dos hijas preferidas, conforme su edad.

 

 

publicado por Carlos Loures às 15:00

editado por Luis Moreira às 14:07
link | favorito

.Páginas

Página inicial
Editorial

.Carta aberta de Júlio Marques Mota aos líderes parlamentares

Carta aberta

.Dia de Lisboa - 24 horas inteiramente dedicadas à cidade de Lisboa

Dia de Lisboa

.Contacte-nos

estrolabio(at)gmail.com

.últ. comentários

Transcrevi este artigo n'A Viagem dos Argonautas, ...
Sou natural duma aldeia muito perto de sta Maria d...
tudo treta...nem cristovao,nem europeu nenhum desc...
Boa tarde Marcos CruzQuantos números foram editado...
Conheci hackers profissionais além da imaginação h...
Conheci hackers profissionais além da imaginação h...
Esses grupos de CYBER GURUS ajudaram minha família...
Esses grupos de CYBER GURUS ajudaram minha família...
Eles são um conjunto sofisticado e irrestrito de h...
Esse grupo de gurus cibernéticos ajudou minha famí...

.Livros


sugestão: revista arqa #84/85

.arquivos

. Setembro 2011

. Agosto 2011

. Julho 2011

. Junho 2011

. Maio 2011

. Abril 2011

. Março 2011

. Fevereiro 2011

. Janeiro 2011

. Dezembro 2010

. Novembro 2010

. Outubro 2010

. Setembro 2010

. Agosto 2010

. Julho 2010

. Junho 2010

. Maio 2010

.links