Sexta-feira, 29 de Abril de 2011

“Yo, María del Totoral” - Ensayo de Etnopsicologia de la Infancia – 21 – por Raúl Iturra

 

El Castellano Chileno se caracteriza por pronunciar mejor, cuando más se sube en la jerarquía social; o se pronuncia de forma poco agradable, entendible, si la jerarquía social que se frecuenta no tiene hábitos de lectura, debate, ideas nuevas, etc., una jerarquía que Marx y Engels denominan proletariado. Jerarquía de María Cecilia, orden social que ella detesta y repudia. Repudia en ella y en su familia. Es a poco y poco que va aprendiendo formas más señoriales de hablar, o permanecer en silencio.                                                                                                 

 

Comentaba un industrial chileno sobre su personal: Ellos, cuando más estudian, aprenden, pasan de técnicos a ingenieros y hasta las formas de comer y hablar, mejoran; sus mujeres, como están siempre en casa, quedan igual, nada nuevo aprenden, hasta porque sus maridos cambian de medio social. No era así que se hablaba en su escuela, que no era un medio burgués.

 

Frecuentaba la escuela pública rural de Botalcura y no un colegio privado, elegante, cuya matrícula puede ser muy cara, difícil de pagar para la población, que vivía de la producción directa y de las ventas al público o de lo que es denominado economía doméstica o autoconsumo. Las formas de enseñar de la profesora, eran temibles, siempre con amenazas, castigos y golpes. María de Botalcura se quejaba a sus padres, pero éstos no la oían.                                                                                                                                                                                                    

 

La emotividad entre las personas del Maule, era azas pragmática: pensaban los padres que sus hijos aprenderían más si eran duramente tratados. ¡Grave error! Si para estudiar debe ser azotado, menos deseo tendrían los niños para estudiar. Cuando María de Botalcura se quejaba y contaba a sus adultos lo que acontecía en la escuela, los padres de las niñas no les creían, no era esa la costumbre y hasta podían pedir a la profesora para castigarlos más. También es un hecho que en su casa ella no era castigada.                                                                                                 

 

Sin embargo, parecía ser una María rapaz: se diferenciaba del resto de la familia al estar siempre al lado de su padre, andar a caballo, a jugar a la rayuela con los hombres en medio del trabajo, a huir de los juegos de las hermanas que gustaban jugar a las muñecas, en tanto que su padre le compró un caballo para andar ella sola con ellos. La madre tenía una relación indiferente con Cecilia, o una relación, como la entrevistada dice, de distancia: la madre debía tomar cuenta de la quinta y criar más de 200 pavos para poder contribuir a la alimentación de la familia. Para afirmar su personalidad, la niña estudiaba mucho, aprendía rápidamente, como narré antes, y comenzó a entender era dominar. Hay un hecho muy común entre los pequeños, que ella reclamaba nunca haber sufrido o realizado: robar a los otros, o lápices, estuches, ropa, dinero. Es, como era en ese tiempo, su grande orgullo.                                                                                                                                                                              

 

Como era su orgullo saber leer y escribir de forma correcta, conocer la geografía local y mundial, saber la historia de su país y la de otros países. Su profesora, Doña Nolfa, no la estimulaba por eso, al contrario, daba el valor que correspondía, pero ignoraba felicitaciones, estímulos, cariño, comentarios con ella o con su familia. La falta de estímulo estaba por todos los sitios que la rodeaban, en cuanto a aprendizaje, siendo su único estímulo andar en el barro a caballo, trabajar como labradora con su padre y parientes y aceptar, sin responder, las rabias y gritos de su madre. Se tapaba se los oídos para no oír esas rabietas que no correspondían a un adulto, que no debía realizar, esos enojos de su madre, que se quejaba ser ella la única hija incapaz de ayudar a las labores domésticas.

 

 

Sin embargo, este comportamiento lo pagó caro, con el abuso sexual de los garañones que trabajaban con ella. Dice odiar el olor del sudor masculino, por causa de un tío de ella, de 20 años, hermano de su madre, haberla violado a los cinco años de edad. Le pide ayuda para atajar un caballo que, si huye del potrero, se pierde y no se puede encontrar más en tierras tan extensas. Encorralado el caballo, el tío le dice que van a jugar un juego que ella no conoce y que va a gustar. Agarra su cuerpo pequeño, lo desnuda y lo penetra. Ella queda con dolores, a sangrar y a saber que no podía contar la historia a nadie, porque sería ella la castigada por . El hermano de la madre que vivía en casa de ellos, soltero, a buscar saciar sus instintos eróticos en el cuerpo de la pequeña, uno  de los motivos que la llevó fuera de casa, como ha sido referido anteriormente.

 

El caso de María de Botalcura, está cerca del análisis que referí de Cyrulnik[1]. Ella se siente diferente a su familia y a sus hermanas. ¿Y por qué se siente diferente? El primer hecho que aparece en los datos que he recogido, es el analizado anteriormente: desde muy pequeña, fue una niña abusada sexualmente, en consecuencia, de forma emotiva. Facto que, en los análisis de Barudi y de Bion, ya citados, cobra cuando la persona se hace adulta y procura una revancha. No es por nada que Alice Miller, psicoanalista de la infancia, analiza el caso de Hitler, Picasso, Nietzsche e Buster Keaton[2]. Alice Miller, mi correspondiente que, infelizmente falleció el 14 de Abril del año pasado: le rindo tributo….



[1] Cyrulnik, Boris, 2001, ya citado. María de Botalcura es, con sus hermanas, una pequeña canalla, como es afirmado en el texto central: siéntese diferente a su familia y hermanos. Con los dos ejemplos citados antes, puedo materializar esa diferencia, bien como usar el concepto de Cyrulnik: canalla, ya definido, es decir, optar por uno de los padres, amando a la madre o no, diviértase con el padre o no.

 

[2] Miller, Alice, 1890: Am Anfang war Erziehung, Ed. Suhrkap Verlag, Frankurt am Main; traducida al xxxingles con el título de For your own Good. The roots of violence in child-rearing, 1987, Virago, Londres; y al Castellano por Tusquets, Barcelona. En este texto, analiza las relaciones del hijo con la madre, cocinera de una familia judía, que tiene relaciones con uno de los hijos de sus patrones y de esa relación, nace Hitler como hijo judío y bastardo – la madre es despedida y vive maritalmente con un amigo judío de la familia al cual sirvió y con el cual convivió, en conjunto con su hijo natural. Esta es la sospecha y el dolor de María Cecilia, ser hija bastarda de un hombre que casa con su madre, porque está embarazada y, para salvar su honra, legitima por matrimonio al futuro bebé. Es la rabia de María de Botalcura, la base de su deseo de no estar con la familia. Tal como el caso de María Cecilia, el compañero de la madre de Hitler, este hombre lo alimentó y hace de padre, al casar, mas tarde, con la madre. Dos hechos, ya en adulto. El dictador no perdona: la bastardía, un pecado social y religioso en el siglo XIX, en cuanto María Cecilia no perdona los abusos sociales y sexuales, catequista romana católica como ella es. Ella no es fascista ni sabe lo que significa, pero lo he querido comparar como metáfora (el Dictador nace en 1837), como consta en el relato de Miller, páginas 147 y siguientes. El segundo hecho, es el de ser judío, grupo social mal querido entre los pueblos alemanes por tener bienes, ser los propietarios de las Industrias e Empresas que rinden lucro a los propietarios de los bienes de trabajo y más valía a los o valor a más, a los industriales, propietarios de medios técnicos y sabiduría para hacer rendir el capital también Austriaco, Prusianos, Polacos y Germanos. Alemania es el país que parece no tener nada, después de haber perdido la primera guerra mundial, que nada tiene, excepto alemanes: en su larga mayoría, operarios que deben trabajar para los dueños de las Industrias, el Capital, las Empresas y el Saber. El proletariado, en su larga mayoría, ni lee ni escribe, solo sirve a los señores, ese pequeño puñado de amasar el lucro y alargar los bienes y el bienestar. Cecilia de Botalcura tiene envidia de este bienestar, y, sin embargo, hace de su día una forma elegante y casi aritmética, y asís lucrar ella y toda su familia. De Botalcura sale para la ciudad de Talca, construye una casa que, en su saber, entiende como elegante y viste de manera que llama la atención Con todo, guarda sus tradiciones rurales, como el pueblo judío guarda el suyo El pueblo judío guarda sus tradiciones y formas de ser y hasta es elegido, en una fecha se los años 20 del siglo pasado, un Ministro y Jueces del grupo social odiado. Es evidente que el odio es más bien una lucha de clases entre propietarios de medios de producción, como industrias o tierra en grande cantidad y bien cuidada, trabajada de forma industrial, como aconsejaba François Quesnay al público, a sus discípulos como Anne Robert Jacques Turgot, Dupont de Nemours, Jacques Necker Ministro Real de Agricultura, desde 1765 en frente ( ver la página web: http://www.google.pt/search?hl=pt-BR&q=Oeuvres+Fran%C3%A7ois+Quesnay+Oncken&btnG=Pesquisa+Google). La conclusión de Alice Miller, en este caso, e clara y sintética: el asesinato o los asesinatos cometidos por los adultos, los crímenes de ellos, nos hablan de inmediato de una infancia destrozada, inexistente, donde reina el muro del silencio y el aislamiento de las personas, donde no hay amor ni emoción, apenas un propósito: ganar el objetivo de la vida que es aniquilar a un grupo definido como enemigo (Síntesis de las páginas 198 a 240 del libro citado). Bien como el análisis de Picasso en su libro Der Gemediene Schülel, Franfurkt am Main, 1988, traducido al Castellano por Tusquet, Barcelona, como La llave perdida, página a 93. El título del Capítulo sobre Picasso es sugestivo: El terremoto de Málaga y los ojos de pintor de un niño de tres años, donde relata lo que acontece en esa provincia del Sur de España en la noche del 24 para el 25 de Diciembre de 1884, cuando la casa es destruida, la Provincia y parte del Sur de España. Con el vigor de los acontecimientos, la madre de Pablo, da a luz y sus gritos y la sangre que fluye, espantan al niño. La conclusión de Miller es muy simple: no hay palabras suficientes para Pablo Picasso entender y se refleja, más tarde, en la pintura del cuadro Guernica, (la antigua Capital de los Vascos) al caer las bombas de la división alemana Cóndor, sobre una ciudad de Euzkadi o País Vasco. Hecho que el pintor nunca vio, pero retrata con tal sabiduría en la pintura, que todo el mundo destrozado que no entendía a los tres años, es definido en el horror blanco-negro de la pintura. Por otras palabras, como diría Bion, el niño ya de más de 50 años, entiende en 1937, lo acontecido en 1888, hechos de su infancia y sana de las heridas que el desbande material y emotivo le causan, en el día que nadie le prestaba oídos por haber otros asuntos que atender. Sobre Keaton y Nietzsche, es necesario que el lector lea y volvamos al texto central.

 

 

publicado por João Machado às 14:00

editado por Luis Moreira às 14:31
link | favorito

.Páginas

Página inicial
Editorial

.Carta aberta de Júlio Marques Mota aos líderes parlamentares

Carta aberta

.Dia de Lisboa - 24 horas inteiramente dedicadas à cidade de Lisboa

Dia de Lisboa

.Contacte-nos

estrolabio(at)gmail.com

.últ. comentários

Transcrevi este artigo n'A Viagem dos Argonautas, ...
Sou natural duma aldeia muito perto de sta Maria d...
tudo treta...nem cristovao,nem europeu nenhum desc...
Boa tarde Marcos CruzQuantos números foram editado...
Conheci hackers profissionais além da imaginação h...
Conheci hackers profissionais além da imaginação h...
Esses grupos de CYBER GURUS ajudaram minha família...
Esses grupos de CYBER GURUS ajudaram minha família...
Eles são um conjunto sofisticado e irrestrito de h...
Esse grupo de gurus cibernéticos ajudou minha famí...

.Livros


sugestão: revista arqa #84/85

.arquivos

. Setembro 2011

. Agosto 2011

. Julho 2011

. Junho 2011

. Maio 2011

. Abril 2011

. Março 2011

. Fevereiro 2011

. Janeiro 2011

. Dezembro 2010

. Novembro 2010

. Outubro 2010

. Setembro 2010

. Agosto 2010

. Julho 2010

. Junho 2010

. Maio 2010

.links